El sistema endocannabinoides es fundamental para el funcionamiento celular y la homeostasis o equilibrio ácido alcalino de nuestro cuerpo, una auténtica puerta de entrada para funciones receptoras de información y reguladoras de condiciones como las sensaciones ligadas al dolor, el malestar, la capacidad de recuperación  y el sueño, y puede valorarse como un apéndice o complemento del sistema circulatorio.

Al igual que ocurre con diferentes aparatos, órganos y mecanismos, su funcionamiento se puede depurar y optimizar a través de complementos que aportan las mismas sustancias esenciales que produce el cuerpo cuando su producción interna disminuye en cantidad y calidad en determinadas etapas de la vida.

Es el caso de los ácidos cannabinoides como el CBD y el CBDA derivados de una planta ancestral cuyo uso consta en culturas tan antiguas como la egipcia, la hindú y la mesoamericana. En el antiguo Egipto con representaciones y textos tanto a modo de referencia como de recomendación en fórmulas para aplicaciones medicinales de todo tipo, además de utilizarse como base para fibras textiles. En la India se reconoce una tradición de consumo de al menos cuatro mil años y en un reconocido estudio británico de fines del siglo XIX se registra su uso médico. Sobre las culturas azteca, maya e inca estas agregan el uso aromático y textil a diversas preparaciones medicinales.

En la actualidad la extracción y tratamiento de las sustancias para el bienestar del Cannabis se perfecciona y extiende entre otros al apoyo en el dolor, la recuperación del cabello, el estado de ánimo, la nutrición, el tratamiento del peso, el cuidado de la piel y una gama de productos para aplicación en mascotas, con distintos modos de administración como son las gotas, polvo, aceites y caramelos masticables.  

Dejamos por separado el problema inflamatorio porque puede presentarse en cualquier sistema, órgano interno, a nivel celular y en la piel, y porque en principio es una respuesta adecuada del cuerpo para situaciones en las que precisa acentuar la circulación. El punto es cuando la inflamación causa molestias y excede la función curativa, y allí la destacada respuesta antiinflamatoria del CBD puede acudir en cualquier caso incluyendo los fuertes dolores articulares causados por la artritis.

Este producto se vende a través del distribuidor RASKON, rellena este formulario y envíalo para completar la compra
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad